Cómo definir una estrategia de marketing digital para tu negocio

Cuando empezamos un nuevo negocio o estamos en el proceso de reconducir un negocio existente, es fundamental tener claro cuál es nuestra estrategia de marketing digital y si realmente sirve para conseguir lo que queremos. La estrategia de marketing afecta toda la empresa, con lo cual es un ejercicio que no querrás hacer en solitario, sino implicando a todo el equipo. A diferencia de un plan de marketing, una estrategia de marketing establece tus metas, no tanto las acciones específicas que emprenderás para implementar la estrategia.

Una buena estrategia de marketing digital debería:

  • Resumir claramente y de modo realista que ofrece tu negocio, servicios o productos
  • Explorar el posicionamiento que tienen tus servicios y productos en el mercado actual
  • Presentar un perfil de tus consumidores y también de la competencia empresarial
  • Construir un plan de marketing y contemplar las tácticas que se utilizarán
  • Establecer cómo vas a medir los resultados de tu plan

No pretendemos contemplar todas las variantes de un negocio que pueden afectar a su estrategia de marketing online, pero sí repasar los aspectos principales a tomar en cuenta a la hora de definir una estrategia digital.

Establecer los objetivos de tu negocio

Especialmente en el campo online es importante tener una idea claro de los objetivos de tus negocio y que todo el mundo en tu organización entienda y comparta esa visión. Estos objetivos deberían ser cosas concretas y medibles: por ejemplo “doblar la facturación en los próximos dos años ” o “conseguir un cuota de 25% del mercado de de ropa deportiva para mujeres”. Los objetivos han de ser realistas y relevantes a tu sector o negocio. También deberían ser lo suficientemente específicos y concretos que se pueden medir numéricamente y establecer si se han alcanzado en un periodo determinado en el tiempo.

Determinar cuáles son tus metas marketianas

En base a los objetivos de tu negocio, puedes establecer otros objetivos a nivel de marketing. Estas metas servirán para orientar tu equipo y saber cómo medir el éxito de las acciones. Los objetivos de marketing frecuentemente giran en torno de intenciones como el aumento de cuota de mercado, el desarrollo de una faceta o sección determinada del negocio o bien un cambio en la oferta o el público target. Muchas veces la estrategia de marketing es un proyecto a largo plazo, un hilo conductor que normalmente no se consigue en un solo año, sino que perdura en el tiempo. Evidentemente, si el mercado, la competencia, tecnología o la economía sufren cambios radicales es probable que tendrás que modificar tu estrategia y propósitos.
Cualquier objetivo de marketing tiene que ser específico y medible, ¡especialmente en el ámbito digital donde no hay excusa para no medir! También debería llevar un deadline temporal: así no caemos en la trampa de poner objetivos etéreos sin fecha tope y nos vemos forzados a actuar para conseguir los resultados deseados dentro de la periodicidad establecida.

Por ejemplo, un objetivo de marketing podría ser “para alcanzar nuestro objetivo de negocio de hacernos con 10% del mercado de ropa deportiva femenina y en vista de su popularidad entre mujeres con más de 50 años, nos enfocaremos en este target, dedicándole el 50% de nuestro presupuesto de marketing con el propósito de aumentar las ventas.”

Conocer bien el ecosistema

Muchas veces actuamos y tomamos decisiones en base de la experiencia previa o el instinto. Pero para tener una estrategia de marketing sólida, se debe de investigar tanto tu mercado como la competencia. Es la única forma de realmente conocer y entender cómo es tu mercado local y sus características como género, edad, estilo de vida, tendencias, hábitos de compra etc. Por ejemplo, si tu mercado está perdiendo poder adquisitivo, quizá es hora de expandir a otros mercados más prósperos o bien evaluar si deberías ofrecer productos más accesibles.

Lo mismo aplica a la competencia. Con una evaluación de tus competidores- sus productos, servicios, precios, política de envíos, mensajes claves, resultados y reputación- puedes establecer qué es diferencial de tu empresa o qué terreno puedes trabajar cara al futuro para diferenciarte de tus competidores principales.

Otro aspecto clave del ecosistema de tu negocio son tus clientes, tanto los actuales como los potenciales. Es recomendable desarrollar personas, o perfiles de marketing que representan los consumidores que tienes y que quieres tener. Un perfil de este tipo normalmente incluye información como lo que compran, cuándo y donde compran y información adicional sobre cómo son y qué les influye en sus decisiones de compra. Es importante no perder de vista los clientes ya que si no estamos satisfaciendo sus necesidades y deseos, irán a otro negocio que sí lo hace.

Crear estrategias para apoyar a tus objetivos

Conociendo tus objetivos de negocio, metas de marketing, mercado, público target y competencia ya puedes crear estrategias para atraer a clientes y también retenerles. Por ejemplo, si hemos establecido que como negocio de ropa deportiva queremos aumentar las ventas de nuestros productos más caros y lujosos y sabemos que son especialmente atractivos a las mujeres con más de 50 años en nuestro mercado, es hora de crear estrategias para vender más a estas clientes. Sabiendo que Facebook es la red social más popular con este colectivo, decidimos aumentar nuestra actividad en esta red con anuncios segmentadas a mujeres con más de 50 años y con intereses en marcas como Prada, Louis Vuitton y Vivienne Westwood y actividades como Yoga y Pilates. También cambiamos nuestras creatividades destacando imagenes y copys atractivos y positivos de mujeres mayores. Finalmente, contratamos con tres influencers que promueven la salud y actividad para mujeres mayores.

Testar y evaluar

El marketing digital nos permite medir nuestros resultados y modificar las tácticas concretas en vista de su funcionamiento. Mediante la analítica web y otras herramientas, podemos observar si las acciones que hemos tomado están funcionando. Quizá hay un tipo de creatividad que suscita mucho rechazo, o un tipo de producto que vende mucho mejor que lo esperado y tiene un ROI muy positivo. Esta información nos sirve para modificar las acciones, construyendo sobre lo que funciona y modificando lo que no funciona.

Vale la pena dedicar tiempo a pensar y crear una estrategia de marketing que te servirá para varios años en el servicio de lo más importante de tu negocio: sus objetivos.

Lee más sobre