Blog
Noticias y novedades en marketing digital

Canales de venta online como herramienta de adaptación en tiempos de crisis

Pablo

Durante el último año, las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia por parte de gobiernos y autoridades sanitarias han obligado a las empresas y negocios a implementar estrategias de adaptación que les permitiesen mantener su actividad económica pese a las dificultades y restricciones.  

 

Por tanto, no es casualidad que, durante los últimos meses, el comercio electrónico haya sido uno de los sectores que más crecimiento ha registrado y que muchas empresas hayan decidido modificar su estrategia de ventas para empezar a comercializar sus productos y servicios digitalmente 

 

Lamentablemente, la venta online no es una estrategia que pueda ser adoptada por todos los negocios, ya que su viabilidad y éxito depende del tipo de producto o servicio que se quiere comercializar, del público al que se quiere llegar y de los recursos que se disponen para desarrollar un negocio en internet. 

 

Por otra parte, la naturaleza virtual del negocio en internet hace que exista la falsa creencia de que vender a través de un sitio web requiere menos inversión y menos recursos, pero la realidad es que en muchos casos el comercio online puede requerir de una inversión económica significativa, de un plan logístico bien elaborado y de profesionales cualificados que se encarguen de diseñar y programar la tienda online; un plan de marketing efectivo a través de medios digitales y tradicionales; gestionar la relación con el cliente y vigilar la correcta entrega de los productos y servicios que se comercializan, en una tienda que funciona las 24 horas del día, los 365 días del año 

 

De cualquier forma, resulta evidente que para poder vender en internet se necesita de un medio o canal que permita la comercialización del producto o servicio vía online. En este sentido se dispone de varias opciones cuyas características y ventajas expondremos de forma resumida a continuación. 

 

Canales de venta online   

 

La oferta actual de canales de venta online es relativamente amplia y nos centraremos en los que actualmente consideramos que son los 3 canales más importantes a tener en cuenta: 

 

  • Sitio web propio 
  • Plataformas SaaS 
  • Marketplace 

 

Sitio web propio: control y escalabilidad 

 

Crear un sitio web propio es quizás la primera opción que pensamos a la hora de establecer un negocio de comercio electrónico, pero como hemos visto anteriormente no es la única opción que tenemos y su elección dependerá de algunos factores como por ejemplo el presupuesto, la disponibilidad para contratar profesionales que diseñen y programen el sitio web y del plan de negocio o estrategia comercial que se tenga a medio y largo plazo. 

 

En cuanto al presupuesto, es importante no caer en la tentación de querer abaratar costos a expensas del diseño y la programación del sitio web, ya que una tienda mal ejecutada es en muchos casos el motivo del fracaso del negocio y puede ser la causa de problemas en su gestión y su imagen frente al público, de vulnerabilidades frente ataques informáticos, de errores en materia fiscal e incluso conflictos con la ley y las autoridades que regulan el comercio electrónico. 

 

En líneas generales, el desarrollo de una tienda online requiere los siguientes recursos tecnológicos:  

 

  • Dominio: Es el nombre a través del cual los clientes y usuarios acceden al sitio web (ej. www.tutienda.com). Normalmente requiere el pago de una tasa anual de registro. 
  • Alojamiento web:  Es el servicio a través del cual se contrata el espacio en un servidor en el cual se alojará el sitio web. Las características del servicio contratado deberán ser compatibles con los estándares de seguridad y de desempeño que se requieren para el correcto funcionamiento de una tienda online. 
  • Certificado SSL: Este certificado permite la encriptación de los datos que se intercambian entre el usuario y el sitio web. Es de instalación obligatoria por la mayoría de las pasarelas de pago y en la actualidad la mayoría de los proveedores de alojamiento web lo incluyen en su oferta de servicios. 
  • Software de gestión de contenidos (CMS) desarrollado o habilitado para comercio electrónico: Es el motor detrás de la tienda online y permitirá la carga y publicación artículos, habilitar el carrito de compras y la integración con la pasarela de pagos. En muchos casos es necesario el desarrollo de módulos y componentes a medida para que su funcionamiento se adapte al producto que se quiere vender y sea compatible con la estrategia de venta del negocio. Algunos de los CMS más conocidos y utilizados son Magento, Prestashop y WordPress/Woocommerce 
  • Pasarela de pagos o terminal punto de venta virtual (TPV virtual)Permite a los clientes realizar el pago utilizando una tarjeta de crédito u otros medios de pago, como monederos virtuales. Aunque la instalación del TPV se realizará por parte del desarrollador del sitio web, el servicio de activación deberá ser contratado a través de la entidad bancaria o mediante la gran variedad de proveedores disponibles, entre los que se encuentran Stripe y PayPal. 

 

 

La mayor ventaja que tiene desarrollar una tienda online propia es precisamente el acceso que tenemos a estos recursos tecnológicos y en especial la posibilidad de hacer cambios, ajustes y mejoras en el código fuente, lo cual permitirá implementar las funcionalidades que se requieren para comercializar el producto o servicio, facilitará el diseño de un sitio web que se adapte correctamente la imagen del negocio y permitirá acondicionar el sitio web según las necesidades que surjan con el crecimiento del negocio. 

 

Plataformas SaaS: tienda online sin tocar una línea de código 

 

El Software como Servicio o SaaS abreviado en inglés es un modelo de servicio en el cual el software que se proporciona a los usuarios a través de internet se ha desarrollado, es alojado y es gestionado por la empresa que provee el servicio.  

 

Utilizar una plataforma SaaS facilita la creación de una tienda online, ya que el usuario no debe ocuparse de la gestión de algunos recursos tecnológicos como por ejemplo el servidor y la programación del sitio web. Por otra parte, se proporcionan herramientas e interfaces visuales intuitivas que ayudan al usuario a crear el sitio web sin necesidad de conocimientos técnicos avanzados. 

 

Sin embargo, la imposibilidad de acceder al código fuente y de gestionar algunos recursos tecnológicos del sitio web, limitan la capacidad de hacer personalizaciones avanzadas y de cambios o ajustes en el diseño, así como en la funcionalidad de la tienda online, los cuales se restringen a las herramientas e interfaces visuales que se han puesto a disposición por parte del proveedor del servicio. 

 

En este sentido, las plataformas SaaS proporcionan por lo general plantillas de diseño y ofrecen módulos predesarrollados que pueden integrarse a la tienda online, como es el caso de las pasarelas de pago, formularios, sistemas de seguimiento, entre otros. Tanto las plantillas como los módulos de integración pueden ser gratuitos o requerir el pago de una licencia. 

 

Es importante tener en cuenta que por lo general no es posible el cambio a otra plataforma SaaS o hacia una tienda online propia, por lo que la elección debe hacerse teniendo en cuenta la perspectiva que se tenga del negocio a largo plazo y considerando las limitaciones en cuanto a diseño y funcionalidad, ya que hacer un cambio hacia otro canal de venta puede suponer la creación de una nueva tienda online. 

 

El uso de estas plataformas conlleva generalmente el pago de una suscripción mensual, semestral o anual y su precio varía significativamente en función de las características del servicio, la cantidad de productos y otras funcionalidades. Algunos ejemplos de plataformas SaaS para comercio electrónico son Shopify, SquarespaceBigCommerce y Webflow. 

 

Marketplace: visibilidad, tráfico e internacionalización 

 

Se podría decir que un marketplace es un centro comercial digital en el que otras tiendas y comercios pueden vender sus productos, utilizando la infraestructura proporcionada por el mismo. Esto incluye sistemas de búsqueda, clasificación, página de producto, gestión de precios e impuestos, pasarelas de pago y otras herramientas. 

 

Aunque un marketplace también podría considerarse un SaaS dadas sus características y limitaciones, éste ofrece ventajas que las opciones que explicamos con anterioridad no incluyen por defecto, como por ejemplo la visibilidad, la capacidad de generar tráfico con poco esfuerzo y opciones de posicionar el producto en otros países con relativa facilidad. 

 

Los marketplaces facilitan el contacto entre el cliente y las tiendas, las cuales se benefician del trabajo de marketing y posicionamiento que el marketplace ha realizado y del tráfico que esto genera, en la medida en que los clientes al llegar a la plataforma encuentren los productos de las tiendas y comercios que estén registrados de la misma forma como un cliente puede encontrar una tienda en un centro comercial físico. El ejemplo más claro de markerplace en la actualidad es Amazon, aunque existen miles de ellos más pequeños e incluso plataformas dedicadas a sectores comerciales específicos que se encargan de agrupar tiendas con productos de una misma categoría. 

 

A pesar de estas ventajas, un marketplace puede contener decenas de tiendas que comercializan productos parecidos o que son competencia directa entre sí, por lo que en muchos casos continúa siendo necesario trabajar el marketing de la marca y del producto y mantener actualizados sus datos con herramientas de feed management con la finalidad de que destaque sobre los demás productos registrados en el mismo marketplace 

 

Nuestra recomendación: contar con un experto 

 

Con independencia del canal de venta online que se elija, siempre es recomendable contar con un experto en comercio electrónico que sirva de guía durante el proceso de creación de la tienda online y permita abordar de forma competente todos sus aspectos clave. 

 

Crear una tienda online es un proceso complejo que requiere el conocimiento pleno del mercado, del canal de venta elegido, de los procesos logísticos, de los aspectos legales y de los recursos tecnológicos que componen un comercio electrónico. 

 

No todos los canales de venta online funcionan de la misma manera, ni todos los productos o servicios son aptos para su comercio online, por lo que contar con un experto es clave para conseguir el éxito en un mercado cada vez más competitivo. Si necesitas ayuda, en All Around Digital te podemos proporcionar más información sobre este tipo de servicios para montar tu comercio electrónico.