Blog
Noticias y novedades en marketing digital

Cómo vender en Amazon: ¿Vendedor o proveedor?

Carlos

 

Es muy tentador vender tus productos en Amazon. Amazon te brinda un acceso instantáneo a los principales mercados europeos para que puedas promocionar tus productos y simplificar el proceso de compra. Esto te ayudará a llegar a nuevos clientes potenciales, y de seguro satisfará a tus clientes actuales, que también pueden ser compradores de Amazon. Puedes vender en Amazon como “Vendedor (Seller)” o como “Proveedor (Vendor)”. La principal diferencia es quién vende en realidad los productos. A continuación, describiremos los pros y los contras de estas dos opciones.

 

Vender por Amazon como Vendedor (Seller)

Esta opción está abierta a cualquiera que quiera. Amazon cobra a sus vendedores una tarifa mensual y una comisión por las ventas de acuerdo con la categoría del producto. Esta opción le da al vendedor más control, ya que él se encarga tanto de los precios de los productos como de su comercialización en la plataforma. Además, si el vendedor no paga porque Amazon se encargue de la logística (Fulfillment By Amazon o su acrónimo FBA) también estará a cargo de la misma (envíos y devoluciones), así como de la comunicación directa con los clientes, lo que podría ser una gran ventaja al tratar de satisfacer a los clientes insatisfechos. El modo Vendedor también te dará acceso a los datos de análisis de la plataforma de Amazon. Con el acceso a estos datos, puedes trabajar para reducir la tasa de devolución, comparar tus precios con tus competidores directos, configurar ofertas específicas y descuentos, etc.

Por otro lado, tener el control de la comercialización de tus productos puede implicar una importante carga de trabajo adicional para tu empresa.Con el modo Vendedor, tus productos no tienen la etiqueta “Vendido por Amazon”, que aumenta significativamente la tasa de conversión.

 

Vender en Amazon como Proveedor (Vendor)

Ser Proveedor (Vendor) en Amazon no está abierto para todas las empresas. Solo está disponible para quienes recibieron una invitación (principalmente después de ser Vendedor por un tiempo). Los vendedores venden directamente sus productos a Amazon, que a su vez se encarga de publicarlos y venderlos.

Los proveedores solo son responsables del back-end de la cadena (inventario, envío a almacén y facturación. No tienen que administrar la relación con el cliente). Los proveedores de Amazon se benefician de la etiqueta “Vendido por Amazon” y de su mayor tasa de conversión, y también tienen acceso a AMS (Amazon Marketing Services), que les brinda la oportunidad de promocionar sus productos y aumentar el tráfico. A los vendedores solo se les cobra una tarifa mensual fija y no se les aplica una comisión sobre las ventas. Pueden vender un número ilimitado de productos y esto incluye el servicio FBA (Fulfillment by Amazon).

Pero no todo son ventajas. Ser proveedor de Amazon implica también algunos inconvenientes que debes tener en cuenta; el principal es el margen: como los proveedores no están a cargo de los precios y no pueden establecer un precio mínimo, podrían experimentar una caída de precios. Los vendedores también deben estar preparados y ser ágiles en atender la solicitud de Amazon relacionadas con la logística, ya que Amazon es muy exigente a la hora de mantener un nivel de stock optimizado. Cuando lanzas un nuevo producto se puede presentar un problema adicional: Amazon no tiene datos históricos de ventas y no se comprometerá a venderlo sin esa información.

 

¿Entonces qué es mejor para vender por Amazon?

Como puedes observar, aunque el objetivo final es el mismo, vender en Amazon como Vendedor (Seller) o como Proveedor (Vendor) es muy diferente. Si Amazon no te invita a vender como Proveedor, solo podrás acceder a la opción de Vendedor. En caso de que te inviten a convertirte en un Proveedor, deberías evaluar cuidadosamente ambas opciones, ya que Amazon puede convertirse en un socio estratégico con un importante volumen de ventas.

Tu elección dependerá principalmente de tus recursos, las tarifas que estés dispuesto a pagar y el nivel de control que deseas para tu negocio.