Blog
Noticias y novedades en marketing digital

Cómo usar Internet como aliado a la hora de diseñar

Andreas

Los profesionales que comenzamos con esto del diseño gráfico en los albores de esa epifanía comunicacional llamada internet, nos curtimos el lomo saliendo a la caza de recursos. SI hacía falta una fotografía, había que hacerla; si hacía falta crear una paleta de colores, había que conocer las estrictas normas del color y sus distintas combinaciones armónicas. Las tipografías escaseaban y los gráficos pre-diseñados no existían, sin más; había que visitar una biblioteca universitaria para escanear algún clipart decimonónico, antes de que algún moderno decidiera que todo eso se llamaba «vintage». Nosotros lo llamábamos «cosas antiguas».

 

DIY LETTERS

 

En definitiva, la llegada de internet ha supuesto dos cosas; una gama más que infinita de recursos para diseñadores y también la excusa perfecta para no levantarnos de la silla durante semanas enteras. ¿Para qué, si todo está en la nube mágica? De modo que, antes de escanear un poco la web en busca de recursos legales para usar en nuestras creaciones, recomendamos la alternancia de la profesión con un poco de deporte. No, no. Eso de que no tienes tiempo no es verdad. Si piensas que tus clientes no te permiten 45 minutos al día de running (yo decía footing, que ya se usaban anglicismos cuando era joven, ojo) deberías replantearte tus horarios de trabajo. ¡Este consejo puede salvar vidas! Vamos al lío:

  1. The Internet Archive. Voy a ser directo; quizás con esta página, si eres lo suficientemente creativo, no necesites nada más. Esta librería digital sin ánimo de lucro con base en San Francisco, busca dar a al humanidad el conocimiento gráfico gratuito que se merece; películas, imágenes, videojuegos, libros escaneados y digitales, música, audios y todo aquello susceptible de ser visto u oído a través de un ordenador. Que esté aquí no significa que esté totalmente exento de copyright, de modo que tendrás que echar un vistazo, antes de usar tu recurso, a la ley a la que está sujeto tal o cual archivo. En cualquier caso, puedes usar trillones de cosas sin problemas legales. Museos, productoras de cine, universidades y bibliotecas de todo el mundo recurren a esta página para colgar su material descargable. Ten esta página siempre en tus favoritos. En serio.
  2. Expiración de los derechos sobre una obra: Esto no es una página, es mejor aún; es un consejo. Dependiendo del país, las leyes sobre la expiración del copyright varían en función de su propia jurisdicción, pero en un buen puñado de países, incluyendo España, una obra suele pasar al dominio público pasados setenta años tras la mueret de su autor. Para no pillarme los dedos, aquí dejo el artículo donde explica el caso:https://es.wikipedia.org/wiki/Dominio_p%C3%BAblico. Si cumples la ley, puedes usar millones de obras para trastear con ellas, modificarlas o fusilarlas directamente sin miedo a acabar entre rejas. Eso sí, siempre con precaución, amigos.
  3. Páginas de recursos gráficos gratuitos: Si esperas encontrar aquí una lista de las mejores páginas de recursos, has dado con el blogger equivocado. Sí, es cierto, en muchas ocasiones el cliente da tiempos imposibles de cumplir y es muy difícil personalizar cada recurso que utilices. El mundo del diseño ha inventado decenas de excusas para recurrir a estas páginas de vectores y fotografías prediseñados, así que no diré que no las uses, pero sí que trates de hacerlo lo menos posible; un diseñador es un creador, y al cliente tampoco le hará mucha gracia encontrar un diseño por el que pagó en el menú del avión en el que está viajando. Si tu tiempo y presupuesto te lo permite, haz tus fotos, crea tus gráficos, genera tus iconos, etc. En definitiva, hazlo tú, que mola más. Y si algún día necesitas recursos pre-diseñados, ya sabes que en google encontrarás esas páginas en menos tiempo del que tardarías en leer este post.
  4. Adobe Color Wheel: Esta herramienta de Adobe permite gestionar el color de un modo nunca visto antes. No solo es un recurso para crear gamas de color, armonías, etc. sino que tiene una de las comunidades de diseñadores más amplia del mundo para compartir gamas y experimentos cromáticos. El arcoiris a tu alcance en todas sus posibles combinaciones. https://color.adobe.com/es/create/color-wheel/
  5. Google fonts y Adobe Fonts. Con ambas páginas entre tus favoritos, tendrás un catálogo de fuentes lo suficientemente amplio como para alimentar tu proyecto gráfico, sea cual sea su espíritu. Aunque sea muy partidario del «do it yourself», aquí mi consejo es que, a no ser que tengas elevados conocimientos de tipografía, no diseñes tu propia fuente. Ya, ya lo sé, si estás trabajando en el título de una revista punk puedes hacer la tipografía con una brocha gorda en una pared de cemento, pero, para el resto, por favor, trata de confiar en las que ya están creadas. ¡Y recuerda respetar el copyright! No sabes la cantidad de problemas que ha dado saltarse esta norma.
    Google fonts: https://fonts.google.com/
    Adobe fonts:
    https://fonts.adobe.com/
  6. Páginas de gestión de tareas: El orden, o al menos cierto orden puede salvarte a la hora de estar inmerso en diez proyectos a la vez. No hace falta irse demasiado lejos para encontrar herramientas potentes y gratuitas (siempre hay más opciones en las versiones de pago, ya lo sabéis) que te ayuden a organizarte. Google Drive, Asana, Realtimeboard o Everhour son geniales, cada una en su ámbito, para ayudarte en tus tareas, controlar los tiempos de cada una, hacer copias de seguridad o crear blueprints para compartir con el cliente. Úsalas. Son geniales.

Seis puntos siempre están bien. Con ellos podrías trabajar durante varias vidas de diseñador. Por supuesto, en internet hay muchas más herramientas geniales para apoyarte en tus proyectos. Pero, recuerda, amigo diseñador, por encima de todas ellas, está tu creatividad. Es eso y no otra cosa por lo que estás sentado en esa silla (no olvides el deporte, ejem). Tenlo siempre presente.